Ventajas de inflar neumaticos con Nitrogeno

Habitualmente utilizamos aire normal y corriente para llenar nuestras ruedas y a medida que vamos circulando controlamos la presión en gasolineras o talleres, rellenando cuando es necesario y evitando obviar la necesidad de mantener la presión adecuada en beneficio de nuestra seguridad. Pero el aire no es una solución libre de fallos: es un gas húmedo, por lo que el agua en suspensión que contiene afecta a nuestros neumáticos y también a nuestras llantas, variando la presión considerablemente cuando aumenta la temperatura (evaporación de agua) y perdiendo presión cuando no hacemos uso de ellos por determinado espacio de tiempo (condensación).

Pero, además, por su naturaleza si lo expusiéramos a temperaturas extremas o cambios bruscos, podríamos obtener otros daños que afectarían de forma directa al material con el que se fabricó el neumatico , cuarteándolo en unas ocasiones y reblandeciéndolo en otras.
La industria aeronáutica y el estado militar estadounidense encontraron una solución a todo esto: el nitrógeno.

El aire común que respiramos está compuesto en un 78% de nitrógeno y más o menos un 21% de oxígeno, el 1% restante lo forman otros gases y elementos. Ese mismo oxígeno que nos mantiene con vida, se encarga de quitársela a nuestras ruedas. El nitrógeno es un gas prácticamente inerte en casi todas las ocasiones. Pero el nitrógeno es, ante todo, un gas seco. Eso quiere decir que los problemas acuosos que nos provocaba el aire se eliminan y nuestros neumáticos y llantas padecerán un sufrimiento mucho menor.

VENTAJAS

INCREMENTA LA VIDA DE SUS LLANTAS:
Llantas infladas mas tiempo porque el Nitrogeno migra tres veces mas lento que el aire. Además, el nitrógeno en sus llantas elimina la oxidación interna de la llanta, pues el aire contiene oxígeno el cual causa la oxidación del caucho.

MAS KILOMETRAJE POR SU GASOLINA:
El uso del Nitrógeno en sus llantas reduce el calor del neumático y por consiguiente la resistencia al rodamiento. A menor resistencia al rodamiento, mayor economía de combustible.

MAYOR SEGURIDAD:
Evita riesgos de explosión de los neumáticos en caso de accidente porque el Nitrógeno es un gas inerte y no flamable. Eficientiza la conducción del vehículo.

AMIGABLE CON EL MEDIO AMBIENTE:
El Nitrógeno reduce perdidas de combustible por estar bajos los neumáticos; como resultado, se produce menos contaminación

imagen: 
5
Su voto: Ninguno Media: 5 (1 voto)
Somos una comunidad interactiva de mecánicos y automovilistas que comparten y comentan sus experiencias, intégrate al mejor portal de mecánica en internet.