Las ventajas y desventajas de los motores turbo

El turbo es uno de los grandes inventos de la historia del automóvil, permitiendo la creación de motores más potentes y eficientes, cuya función principal es aprovechar la energía que generan los gases de escape al salir para aumentar la cantidad de aire fresco que entra en los cilindros.
Cualquier turbocompresor está formado por dos partes básicas: por un lado, la turbina y, por otro, el compresor. La turbina se encarga de recoger los gases de escape generados en la combustión de la mezcla aire-carburante en el interior de los cilindros. Al pasar, esos gases mueven la turbina, que se encuentra unida al otro elemento clave de un turbo: el compresor. Esta pieza, con forma de ventilador con aspas, se encarga de tomar el aire que procede del exterior, comprimirlo y enviarlo al colector de admisión -lugar por donde 'respira' un motor- para aumentar el rendimiento del motor.
Todas las ventajas que puedan presentar van de la mano con algunos inconvenientes. A continuación, te cuento cuales son los principales beneficios y las más importantes desventajas que presenta el motor turbo.

Ventajas:
Las principales son las mejoras en el rendimiento y, también, una considerable reducción en el consumo. En baja el consumo se reduce, porque el motor quema todo el combustible.
Otra de las ventajas es que, en palabras simples, obtienes más poder con menos motor. Esto se nota, sobre todo en los autos deportivos.
El turbo es un mecanismo muy simple, por lo que su mantenimiento es bajo, y su vida útil es alta.
Desventajas:
Al turbo le toma cierto tiempo presurizar el aire en cada ciclo de aceleración, por lo que su respuesta no es inmediata, siendo este un factor critico en cuanto a rendimiento deportivo.
Aunque es simple, el turbo es muy delicado, siendo susceptible a recalentarse o a presentar fallas por mala lubricación.
Hace algunos años no respondían tan rápidamente, es decir, desde que uno aceleraba hasta que notaba que el motor empezaba a recibir la ayuda del turbo, pasaban unos segundos que, en ocasiones, parecían interminables.
El turbo también impone alguna limitación a la hora de diseñar la respuesta de un motor gasolina. Hay que tener en cuenta que el rendimiento de un motor de este tipo depende, directamente, de la presión que pueda generar el turbo. Por eso, lo normal es que un turbo consiga una buena respuesta a bajo y a medio régimen, pero no permite que el motor pueda empujar con fuerza a altas revoluciones.
Nunca está de más seguir consejos básicos como evitar los acelerones cuando el motor está frío o esperar en torno a un minuto antes de detener el motor cuando hemos circulado durante largo tiempo a altas revoluciones. Así, permitiremos que el aceite siga circulando por el turbo, algo que termina por refrigerarlo. Esto impide que el aceite se almacene en los ejes del turbo a muy alta temperatura, algo que terminaría carbonizándolo, y que es uno de los principales motivos de avería de un turbo.

Se parte de nuestra comunidad en #Facebook  http://www.facebook.com/MitallerMecuida

imagen: 
5
Su voto: Ninguno Media: 5 (1 voto)
Somos una comunidad interactiva de mecánicos y automovilistas que comparten y comentan sus experiencias, intégrate al mejor portal de mecánica en internet.