¿Por qué alinear y balancear?

Casi todos hemos escuchado alguna vez, las palabras: alineación y balanceo. Sin embargo, no todos tenemos la noción de lo que es, ni cómo y dónde llevarlo a cabo.
La alineación es necesaria para que exista un desgaste parejo de la banda de rodamiento de las llantas y una dirección precisa.
Tres ángulos son los que se corrigen en la alineación:
1. Cámber o ángulo de inclinación de las ruedas: es el que forman las llantas con respecto a la vertical al ver el auto por el frente o por detrás.
2. Cáster o ángulo de inclinación del eje: cuando se gira el volante de la dirección, las ruedas responden moviéndose en un pivote que está unido a la suspensión del vehículo. El cáster es el ángulo que forma este pivote con respecto a una línea vertical que pasa por el centro de la rueda al ver el vehículo de un costado.
3. Toe o convergencia: Al ver las ruedas desde la parte superior del vehículo, éstas deben ser paralelas, si ambas apuntan hacia adentro entonces se tiene convergencia; por lo contrario, se tendrá divergencia.
¿Cuándo hay que hacerla?
- Si alguna de las cuatro llantas muestra un desgaste excesivo en un extremo o en ambos extremos, en el centro o presenta algún patrón de desgaste irregular.
- Cuando se efectúa un mantenimiento en el sistema de dirección o suspensión del auto.
- Después de 45 kilómetros de haber efectuado la última alineación, aunque el vehículo no parezca necesitarlo.
- Si el vehículo gira más fácil hacia un lado que hacia otro.
- Si al conducir en la línea recta el volante no se encuentra en posición correcta, es decir, el vehículo va en línea recta pero el volante apunta hacia algún otro lado.
- Si el vehículo tiende a cargarse hacia un lado mientras se maneja.
- Si el auto se encuentra descuadrado, es decir, las llantas delanteras apuntan en una dirección mientras que las traseras lo hacen en otra, y esto puede deberse a un problema serio de alineación.
Qué hay con el balanceo
Unas llantas balanceadas son importantes para tener comodidad al conducir y una larga vida útil. Si no lo están provocarán:
- Una fuerte vibración o zigzagueo.
- Fatiga del conductor.
- Desgaste prematuro de las llantas.
- Desgaste innecesario en la suspensión del vehículo.
Las llantas se deben balancear cuando se montan en las ruedas por primera vez o cuando se ponen nuevamente después de una reparación.

imagen: 
0
Su voto: Ninguno
Somos una comunidad interactiva de mecánicos y automovilistas que comparten y comentan sus experiencias, intégrate al mejor portal de mecánica en internet.